Maestro terapeutico

Maestro terapeutico

miércoles, 10 de febrero de 2016

Maestra terapéutica aconseja: maneras de hablar que fortalecen la auto-confianza en nuestros estudiantes

Un mensaje alentador y esperanzador contiene las palabras que nuestros estudiantes necesitan escuchar para restablecer su confianza en su habilidad para mejorar destrezas actuales, para adquirir nuevas destrezas o para resolver problemas propios (sociales y académicos). Los estudiantes se benefician en entender que está bien que cometan errores y que se equivoquen, después de todo, intentar-equivocarse-y volverlo a intentar es el componente básico en todo aprendizaje. A través de múltiples ensayos con sus consecuentes errores, todos —los adultos al igual que los niños— dominamos destrezas nuevas o retadoras. Los maestros podemos alentar a nuestros estudiantes a que permanezcan optimistas y a que perseveren en su intento por adquirir destrezas nuevas o por mejorar sus destrezas actuales. Cuando Melinda fracasó en su examen de fracciones, por ejemplo, con simplemente reorientar o ajustar su enfoque del fracaso (el error o el problema) a la esperanza (hacia el optimismo y a que busque la solución del problema), logramos maravillas en mejorar su actitud, aumentando la autoconfianza de la niña. Lo primero que podemos hacer es ayudar a Melinda a que perciba sus equivocaciones personales y académicas como algo externo a ella. Las características de personalidad de Melinda son internas y la definen; por ejemplo, Melinda es amable, ama los animales y tiende a ser tímida. Melinda también se siente insegura y se cree incapaz de sumar fracciones heterogéneas porque, de acuerdo a sus propias palabras, “Las fracciones no me entran.” Melinda está atribuyendo su dificultad con las fracciones a una causa interna o de personalidad, específicamente, para Melinda, su pobre inteligencia es la causa. Las causas internas pueden desmoralizar, pero con una causa externa podemos retar a nuestros estudiantes. De ahí la importancia de hacerle entender a la niña que todo error o equivocación es el resultado de una causa externa, en su caso, Melinda no practicó correctamente para su prueba de fracciones. Esto nos lleva al segundo factor importante para Melinda entender: toda causa externa es controlable; esto es, existe algo que la niña puede hacer para corregir el error. Específicamente para Melinda, con esfuerzo enfocado en estrategias del aprendizaje la niña puede mejorar su habilidad para resolver fracciones. Estimulamos a nuestros estudiantes a enfocar en su esfuerzo cada vez que nos fijamos en el trabajo que han realizado y apreciamos aquellas cosas que ellos están tratando de mejorar.

Otra manera de animar y vigorizar a nuestros estudiantes es ayudando a retirar su enfoque de la causa o la razón del problema para que lo pongan en su meta o donde quieren llegar. Esto es, enfocando a los niños a que piensen en lo que ellos quieren y en lo que tienen que hacer (procedimiento) para lograr lo que quieren. El rol del maestro se asemeja a un entrenador de deportes que ofrece la menor crítica posible, pero con adecuada supervisión, directrices detalladas (estrategias y procedimientos) y apoyo en abundancia. Similar al entrenador de deportes, identificamos para robustecer las fortalezas actuales de Melinda (por ejemplo, la niña ya está motivada, es organizada, es perseverante y tiene buena memoria) ayudándole a identificar su conjunto de destrezas personales o ese grupo particular de destrezas y habilidades que Melinda ya posee y que le facilitan adquirir y desarrollar sus habilidades académicas o alcanzar sus metas.
 
Ejemplos de frases y oraciones alentadoras que podemos decir a estudiantes como Melinda para mantenerlos enfocados en su esfuerzo, son:
  • ¡Buen esfuerzo! No te preocupes por el pequeño error (minimizando el error).
  • Sigue tratando. Yo sé que tú vas a encontrar la solución a este frustrante problema (empatizando con el estudiante; también hay una expectativa positiva) en cualquier momento.
  • Sé que vas a encontrar una manera (expectativa positiva) para resolver/para corregir esto.
  • Sigue trabajando; yo sé que encontrarás una solución (expectativa positiva). ¿Quieres mi ayuda?
  • Sigue trabajando; ya te falta un pequeño paso (minimizando el trabajo que le falta al estudiante). ¿En qué quieres que te ayude?
  • No te desanimes, todos nos equivocamos (normalizando el error). ¿Qué tú crees que has aprendido de este error?



****PRoMoCióN*****PRoMoCióN*****

PaRa LoS aMaNTeS De LoS aNiMaLeS


Si te gustan los animales, Mundo mascota es la página ideal para ti. Aquí encuentras noticias, novedades, curiosidades y consejos, enfatizando en el buen cuidado y buena salud de nuestras amadas mascotas. ¡No te la pierdas! (Dale un “Me Gusta” a nuestra página web en Facebook.)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario