Maestro terapeutico

Maestro terapeutico

lunes, 1 de febrero de 2016

Maestra terapéutica contesta: ¿cuáles son las destrezas de auto-ayuda emocional que podemos usar con los niños?

Las destrezas de protección emocional para niños introducidas aquí son elaboradas con mayor detalle en Forman (1). La autora define estas importantes destrezas de auto-ayuda emocional —o coping skills en inglés— como una colección o grupo tanto de información como de conductas aprendidas que los niños pueden usar deliberadamente o a propósito para producir un resultado positivo cuando tienen que lidiar con situaciones sociales que son potencialmente estresantes para ellos. Este conjunto de respuestas aprendidas pueden ser fisiológicas (sensaciones del cuerpo), sociales (medio ambiente y relaciones), cognitivas (pensamientos, creencias y actitudes) o afectivas (emociones y sentimientos). Junto a Lazarus (1), la autora identifica dos tipos principales de intervenciones de auto-ayuda: (a) enfocada en el problema y (b) enfocada en la emoción. La intervención de auto-ayuda enfocada en el problema o en la causa del estrés manipula y trata de cambiar la dinámica particular que existe entre el niño y el evento estresante, enseñando al estudiante maneras para resolver o para solucionar el problema (enseñándole destrezas específicas en solución de problemas sociales). Cuando la mediación enfoca en la emoción, entonces, la labor del adulto interventor consiste en tratar de regularizar o normalizar el estado emocional del niño o como el niño siente en relación a la experiencia conflictiva. En otras palabras, en una intervención emocional no tratamos de resolver el problema, simplemente tratamos de cambiar como el niño se siente y como responde al problema Por ejemplo, enseñando al niño una estrategia de relajación para que se mantenga calmado y libre de coraje cuando otros niños lo provocan en la escuela. Al enseñar al niño a pensar y a sentir de una manera diferente en relación a la situación estamos influenciando su respuesta emocional al problema. La destreza de auto-ayuda conocida como reestructuración cognitiva probablemente es la intervención emocional más conocida. Es importante hacer notar aquí que una vez familiarizamos al estudiante con estas estrategias se espera que el niño las continúe usando espontáneamente siempre que las necesite. A continuación las destrezas de auto-ayuda emocional que más frecuentemente se usan con los estudiantes:
  • Adiestramiento para proteger a los niños contra el estrés. Aquí compartimos con los niños destrezas específicas en relajación y en manejo de coraje para aumentar su habilidad para auto-controlarse durante los eventos estresantes.
  • Adiestramiento en destrezas sociales. Esto se hace cuando necesitamos mejorar la habilidad del niño para interactuar de una manera productiva y positiva con niños de su misma edad o con adultos; también a través de escenarios importantes a su alrededor (salón de clases, patio de juegos, guardería infantil). El enfoque aquí es que el niño aprenda a relacionarse con otros de una manera que es justa para todos los individuos interactuando. Por ejemplo, enseñar a Gabriel que porque él quiere jugar con la bola de baloncesto que otros niños ya están usando, no es aceptable  arrebatar la bola a sus compañeros. Existen alternativas sociales aceptables para todos como lo son unirse al juego o esperar su turno para adquirir la bola. En otras palabras, Gabriel aprende la manera asertiva de pedir lo que quiere.
  • Adiestramiento en la solución de problemas sociales. Este procedimiento es más sofisticado y más completo que el procedimiento anterior. Cuando el estudiante enfrenta relaciones tensas y tirantes se le enseña a manejar el conflicto interpersonal siguiendo una secuencia específica de pasos que forman parte de un sistemático plan de manejo de problemas sociales. Los estudiantes adiestrados en solución de problemas sociales conocen que ellos siempre  tienen disponible una variedad de opciones o de alternativas (esto es, diferentes maneras de reaccionar y de comportarse) para manejar sus problemas sociales. Estos niños también desarrollan la habilidad para entender y para evaluar las posibles consecuencias —tanto positivas como negativas— inherentes en cada opción que ellos escogen. Un conflicto interpersonal bien manejado por el estudiante debe producir consecuencias con más puntos positivos que negativos.
  • Auto-manejo de la conducta. Esta intervención de auto-ayuda también se conoce como el auto-control de la conducta. Utilizando técnicas en modificación de conducta, a los estudiantes se les enseñan destrezas enfocadas en dirigir y en cambiar o modificar  la conducta propia. Específicamente, los estudiantes aprenden a: (a) evaluar su conducta, (b) establecer metas y (c) manipular el medio ambiente en formas y maneras que les facilitan alcanzar la meta auto-impuesta. Finalmente, los estudiantes (d) se administran una recompensa una vez alcanzan su meta. Esta es probablemente la destreza de auto-ayuda más popular para manejar a los estudiantes hiperactivos.
  • Reestructuración o reorganización cognitiva. Como mencioné al principio, esta intervención se usa principalmente para manejar los sentimientos y las emociones perturbadoras y conflictivas en los estudiantes. Un estudiante consternado o propenso al coraje aprende a analizar y posteriormente a debatir la racionalidad e irracionalidad detrás de sus pensamientos, creencias, actitudes y sentimientos. A mayor irracionalidad, más perturbadores son los pensamientos de auto-derrota y más intensamente se siente la desesperanza y el coraje. El objetivo primordial en esta clase de debate (racionalidad frente a irracionalidad) es enseñar al niño a reemplazar el pensamiento perturbador o irracional con un pensamiento mejor ajustado y más justo; en otras palabras, a que sustituya pensamiento ilógico o irracional con pensamiento lógico o racional. En mi opinión, no existe destreza de auto-ayuda más terapéutica como lo es el enfoque racional-emotivo. El pensamiento racional es clave para apaciguar y corregir sentimientos intensos en niños y adolescentes como lo son la ira, las rabietas, conductas oposicionales y conductas agresivas entre otras.

Para resumir, las destrezas de auto-ayuda enfocadas en el problema preparan a los estudiantes a lidiar con los eventos estresantes ejecutando ciertas acciones que aumentan la probabilidad de obtener mejores resultados. Las destrezas de auto-ayuda enfocadas en las emociones, por otro lado, fortalecen las percepciones y las creencias en los niños de que ellos son capaces de responder y de sentir de una manera positiva ante las demandas de esos eventos que les resultan potencialmente problemáticos.

Referencia:

(1) Forman, S.G. (1993). Coping skills interventions for children and adolescents. San Francisco, CA: Josey-Bass.




****PRoMoCióN*****PRoMoCióN*****

PaRa LoS aMaNTeS De LoS aNiMaLeS


Si te gustan los animales, Mundo mascota es la página ideal para ti. Aquí encuentras noticias, novedades, curiosidades y consejos, enfatizando en el buen cuidado y buena salud de nuestras amadas mascotas. ¡No te la pierdas! (Dale un “Me Gusta” a nuestra página web en Facebook.)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario